simple site builder

Derivado de los avances en la investigación científica del cerebro, se han creado las llamadas Neurociencias, en las que se ha llegado a tal nivel de profundidad que su especialización y aplicación es muy amplio. Por ejemplo, el llamado Neuromanagement, el Neuromarketing y el Neuroaprendizaje, sólo por mencionar algunos.

Tomando en cuenta que el Neuroaprendizaje es la disciplina que estudia no sólo como funciona el cerebro sino, más específicamente, cómo aprende el cerebro”, existe una variedad de técnicas, métodos y tecnologías que ayudan a que el cerebro, cómo órgano del aprendizaje, lo realice con una mayor eficiencia; es el caso de mi Tecnología de Resonancia de Alta Vibración (TRAV)© como una poderosa herramienta de transformación personal a través del Neuroaprendizaje.






El término plasticidad implica la permanencia del cambio luego de la interrupción de la causa; ahora bien, si hablamos de Plasticidad Cerebral o Neuroplasticidad derivada del Neuroaprendizaje, esto implica la existencia de una causa (aprendizaje) que produce un cambio que tiende a perdurar a lo largo del tiempo (memoria).




Mobirise

El Diccionario de Neurociencia, de Francisco Mora y Ana María Sanguinetti (Alianza Editorial), define a la Plasticidad Cerebral como “cambios producidos en el sistema nervioso como resultado de la experiencia (aprendizaje), lesiones o procesos degenerativos. La plasticidad se expresa como modificación de las sinapsis, proliferación dendrítica o axonal y cambios en las densidades o dinámica de los canales iónicos”.


A este nivel de detalle es al que te voy a llevar al explicarte de qué manera funciona mi
Tecnología de Resonancia de Alta Vibración (TRAV)©. - Arturo Niño Solís.


© Derechos Reservados 2020.